Guelaguezta (Oaxaca)

Tiempo de dar y compartir
(23 al 30 Julio) 

Esta fiesta del dar, tiene su origen en los antepasados de las ocho regiones de Oaxaca, que se reunían para dar ofrendas a Centéotl, la diosa de la lluvia, el maíz y la fertilidad,  agradeciéndole por todo lo recibido.

Guelaguetza significa justamente “compartir”, “amistad”, “ayuda mútua”. Esto forma parte de la cultura zapoteca, y se vive con gestos concretos, cooperando con las necesidades de vecinos, familiares o miembros de la región, que se retorna en reciprocidad.

Esta actitud se hizo fiesta, en el Cerro de la Bella Vista y así hay día se festeja en Oaxaca la Guelaguetza de los Lunes del Cerro. Allí acuden los grupos de las ocho regiones montañosas, con las ofrendas de cooperación y amistad que presentan a la Ciudad que los acoge, y que se extiende luego por toda la ciudad durante 8 días inolvidables.

Junto a las celebraciones organizadas por el municipio, se puede palpar el sentido más original de la fiesta en la Guelaguetza Popular, organizada por la Asamblea Popular de Pueblos de Oaxaca (APPO) con el objeto de ofrecer una fiesta gratuita, a donde pueda asistir cualquiera que así lo desee.

 Cómo es la fiesta

 El sábado anterior al “lunes del Cerro”, se realiza la impresionante calenda, en la que desfila cada grupo de la región, portando la «marmota», que es un gran farol esférico cubierto de tela, y luego los «gigantes» y las «chinas oaxaqueñas», mujeres de la ciudad portando canastas enfloradas acompañadas de su banda de música y los coheteros.

El domingo, se realiza la elección de la representante de la Diosa Centéotl que presidirá las fiestas, buscando entre las aspirantes ante todo a la joven más embebida y conocedora de los saberes de su pueblo.

El mismo lunes ya, muy temprano a la mañana, los «chirimeteros» de los Valles Centrales, tocan las «mañanitas», con chirimías y tambores, mientras la gente empieza a llegar al cerro, en donde toman un exquisito almuerzo típico, antes de entrar al auditorio. Y a media mañana da inicio la fiesta.

Cada delegación presenta una muestra de su patrimonio cultural a través de bailes que ejecutan al son de la música y los cantos que les son propios, vistiendo indumentaria de gala de sus respectivos pueblos. Al terminar, cada grupo distribuye entre el público su «Guelaguetza» compuesta por objetos característicos de sus respectivas regiones.

Entre el primer lunes y el siguiente (su octava) se hace imperdible participar de la innumerable cantidad de actividades que se ofrecen cada día, degustando los sabores de cada región, el arte popular plasmado con sus manos, su música entrañable, las muestras sorprendentes de lo más variado de la cultura oaxaqueña y, lo más importante, el espíritu originario de la fiesta que es compartir, ayudar, y dar a los otros.

Espacio de participación

Galería de fotos

Opciones de Hospedaje

1- Hotel Oaxaca Real
2- Hotel Gala Oaxaca
3- Hotel Misión San Felipe
4- Parador San Miguel